De EcoTurismo a Turismo Regenerativo

Hay dos maneras distintas de viajar: como turista o como viajero. El primero va a lugares ya conocidos, relativamente seguros y normalmente sobre-explotados. El turista tiene poco conocimiento e interés por las costumbres y vidas locales y pocas veces se arriesgará a salir del camino ya trazado.

El viajero, en cambio, va a estar más abierto a la aventura y a experiencias nuevas que pongan a prueba sus límites. Es más consciente del impacto que tendrá sobre el ambiente que lo rodea y de cómo ese mismo ambiente lo va a afectar a él. A través de conectar con las comunidades que visita y la naturaleza que lo rodea, va a ser parte de la regeneración de la zona.

Dentro de las experiencias regenerativas hay prácticas de turismo sustentable y turismo regenerativo. Aunque la palabra “sutentabilidad” es más conocida hoy, en Rutas y Raíces creemos que hay que pasar al siguiente nivel. Regenerar es revivir tierra degradada, ecosistemas amenazados, culturas en peligro de extinción, especies sobre-explotadas.

Regenerar no es sólo apoyar a comunidades locales, sino comprometerse a entender distintas problemáticas y año con año trabajar con diferentes ONGs y las mismas comunidades para encontrarles soluciones a largo plazo.

La experiencia regenerativa no sólo es adentrarse en los bosques de México, sino recoger la basura en el camino y asegurarnos de que a nuestra salida estos espacios queden más limpios que antes de nuestro paso por ellos. La experiencia regenerativa no solo es apoyar económicamente a las comunidades que visitamos, sino realmente conocer  sus estilos de vida y compartir el propio con ellos.

Rutas y Raíces busca crear conciencia regenerativa en todos los viajeros. Busca crear un cambio y alejarnos del turismo tradicional para así revertir el daño que hemos provocado a especies, culturas y ecosistemas en el pasado. Con una sola conversación, el mundo puede ganar una mente abierta. Tan sólo viajando responsablemente podemos hacer la diferencia.

 


Dejar un comentario