Huicholes, culturas de México

San Andrés Cohamiata, Jalisco. 

Es la principal comunidad “Wixárika” (Se pronuncia ‘Güi-rrá-rika’) o Huichol de Jalisco. La estructura política está íntimamente vinculada a la espiritual. La religión Wixárica es prácticamente la única en México con una población importante (50%) que cuenta con fuertes creencias tanto nativistas como animistas, con un arraigo religioso prehispánico y con menores influencias del catolicismo.

Nuestra relación con las comunidades de la sierra norte del estado de Jalisco se formó antes de crear Rutas y Raíces; encontramos un gran valor espiritual, cultural y personal en crear un vínculo con la comunidad.

A modo de dar de vuelta a quienes tanto nos han enseñado; les involucramos en un proyecto que busca llevarles electricidad a través de paneles solares. Instalaremos al rededor de 300 kits de iluminación (paneles solares, cargadores y radios) que beneficien directamente a las familias. 

Este proyecto es una iniciativa de tres partes, por un lado se encuentra ASOLMEX (Asociación Mexicana de Energía Solar) quienes se encargan de conseguir los paneles solares a través de su proyecto Ilumínate; la siguiente colaboración es con CUBICO Sustainable Invesments, quienes depositaron su confianza en nosotros y financiaron un proyecto en estas comunidades; y por último, Rutas y Raíces, somos los encargados de operar la entrega y dar seguimiento al proyecto.

Así comienza nuestra aventura a través de esta región.

Visitamos San Andrés, la cabecera municipal de las comunidades Huicholes. 

Desde ahí caminamos a través de veredas que bajan serpenteando la barranca, en la distancia, se puede ver la majestuosa sierra Norte de Jalisco que con su extensión y belleza nos detiene unos minutos. Caminamos saludando a quienes nos encontrábamos en esta ruta de comercio entre San Andrés y las comunidades vecinas. 

Llegamos a “Las Guayabas” y tomamos tejuino, una bebida fermentada de maíz, mientras esperamos a los comuneros y a las autoridades locales. En la sierra los mensajes viajan de maneras peculiares pero eficientes, en menos de 10 minutos ya estaban presentes todas las figuras políticas de este poblado.

Juan, nuestro amigo y guía, habló con todos en la lengua tradicional, les presento el proyecto y nos presento, al terminar la atención se centró en nosotros. Nos escucharon atentamente, todos expresaron sus opiniones e inquietudes tanto en español como en huichol. Al quedar satisfechos con la reunión nos agradecieron brevemente, y continuaron con sus actividades. 

Todos opinaron, mujeres y hombres, jóvenes y ancianos, todos fueron incluidos. 

Hay mucho que aprenderles…

Seguimos nuestra caminata a “Los Arcos”, conversábamos de la enigmática reunión y los efectos del tejuino. 

Para llegar al siguiente poblado caminamos durante 3 horas, a través de vegetación espinosa y hostil. 

Llegamos y nos detuvimos en la primera casa, en esta vivía una familia de 5 integrantes. Juan les explicó que hacían unos Téhuaris (gente que no pertenece a la comunidad) en su casa. El joven de la familia, de unos 14 años, fue entonces por el secretario de esta localidad. 

En cosa de 20 minutos tres comuneros, incluyendo al secretario, estaban con nosotros.

Al igual que en Las Guayabas, nos preguntaron, tanto cuánto les parecía relevante, y después de un breve intercambio de despedidas y agradecimiento continuamos nuestro camino. 

Juan nos felicitó por nuestra condición, “caminan bien para ser chilangos”. Gran elogio de un hombre que hizo la misma caminata que nosotros cargando muchos mas años y solo una pequeña botella de agua. 

Para volver a San Andrés tendríamos que caminar un largo trecho, ascender 850 metros desde la base de la barranca hasta la cima, anochecía y no teníamos mucha agua. En total caminaríamos 25 km.

Cansados llegamos arriba, nos detuvimos para contemplar el atardecer y nos deleitamos con un cielo totalmente estrellado. Gracias vida.

Segundo día en la sierra.

Nos acompañó la risueña Viviana, cuñada de nuestro guía Juan. Ella se alisto desde temprano, nos invitó a tomar el desayuno con ella y nos llevó a través de las calles con el característico caminar a toda prisa de los Huicholes.  

Nuestra intención era caminar alrededor de la comunidad de San Andrés, buscábamos gente que aún estando cerca de esta zona, no cuenta con el beneficio de la energía eléctrica. Cruzamos terreno más plano y transitable. 

Encontramos 11 familias y nos contaron los problemas cotidianos con los que se enfrentan al no tener este recurso, que muchos de nosotros vemos cómo algo elemental. 

También tuvimos tiempo de conversar sobre los problemas con los que se enfrenta en el día a día la escuela local, misma que sirve a 800 niños desde primaria hasta preparatoria.

Muchas familias mas entrarán al programa en sus distintas fases, familias que viven y trabajan en localidades remotas dentro de la región. 

Al terminar este recorrido, visitamos las cabañas eco turísticas, en donde nos hospedaremos cuando asistamos a la entrega formal de los kits de iluminación. 

Las cabañas fueron construidas como una iniciativa gubernamental, siguiendo las técnicas regionales. Desafortunadamente no hay turismo suficiente para mantenerlas apropiadamente y ya dejan ver el paso del tiempo.

Vimos muchas ganas de crecer, mucha organización en las comunidades y sobre todo nos maravillamos de su cultura y lo hermoso de su territorio.

Queremos ser un agente de cambio tanto en esta como en muchas comunidades, que desafortunadamente no cuentan con recursos que les permitan desarrollarse a su máximo potencial. 

Creemos que el turismo es una herramienta de cambio, que implementada adecuadamente puede generar crecimiento en todas las partes involucradas.

Te animas a formar parte de este movimiento?

Escríbenos tus comentarios a info@rutasyraices.com

Dejar un comentario